Editions BEAUCHESNE

43.00 €

TH n°099 ISIDORE DE PÉLUSE

TH n°099 ISIDORE DE PÉLUSE

Ajouter au panier

Date d'ajout : mercredi 19 août 2015

par Marek RACZKIEWICZ

REVUE : ESTUDIOS ECCLESIASTICOS, 72, 1997

Severo de Antioquía, que es la fuente más antigua sobre Isidoro, refiere que era un presbítero natural de Pelusio, varón de gran sabiduria divina y excelente exégeta de la Biblia (SEVERO, Contra impium grammaticwn III. 39, CSCO 102, 182). Nicéforo Calixto lo presenta como discípulo de Juan Crisóstomo, de quien Isidoro fue, sin duda, ferviente admirador. Focio incluye a Isidoro, con Basilio y Gregorio de Nacianzo, entre los maestros cristianos de la epistolografía.
De Isidoro de Pelusio nos ha llegado un corpus de 2.000 cartas, por lo general breves, de asunto y destinación muy variada, escalonadas entre los años 393 y 433.
En los últimos años R. Riedinger en sus estudios ha puesto en duda no sólo la autenticidad del rico epistolario de Isidoro de Pelusio, sino también su existencia histórica. Las cartas habrían sido escritas por los monjes acemetas, en Constantinopla, al final del siglo V o al comienzo del VI.
P. Evieux, miembro del equipo de Sources Chrétiennes, analizando detalladamente el corpus de Isidoro, pretende responder en su obra a estas dos objeciones. En cuanto a la autenticidad del corpus de Isidoro : « Les manuscrits du corpus isidorien, découverts par étapes et retenus pour les éditions des XVIe et XVIIe siècles sont-ils les meilleurs ? S'agit-il d'un corpus épistolaire ? Les destinataires des lettres sont-ils des personnages fictifs ? Sinon, qui sont-ils ? Où vivent-ils ? À quelle date peuvent-ils avoir été les correspondants d'Isidore ? » En cuanto al personaje de Isidoro : « fut-il vraiment, comme le veut la tradition hagiographique prêtre de Péluse ? abbas d'un monastere ? Ou bien n'est-il qu'un prête-nom utilisé au VIe siècle par les Acémetes de Constantinople pour la commodité de leurs "fabrications" ? » (p. 2).
La obra se divide en dos partes. En la primera, el autor, analizando con gran rigurosidad y minuciosidad las cartas y basándose en su nuevo texto crítico, nos ofrece un amplio panorama de los distintos ambientes que formaban la sociedad de una provincia egipcia de la primera parte del siglo V. En el preámbulo a esta parte nos hallamos ante la difícil tarea de identificar a los destinatarios del corpus (pp. 11-28). El autor los clasifica según su función en la sociedad (administración, vida municipal. Iglesia, otras, indeterminadas), su religión y procedencia. El capítulo primero (pp. 29-89) está dedicado al estudio del marco geográfico e histórico reflejado en las cartas. Tras presentar el marco geográfico, se estudia el mundo político y eclesiástico del corpus. Estos análisis, como también los de las cartas a los destinatarios más antiguos (Gregorio Nacianceno, Serapión, Cirilo de Alejandría, entre otros) le permite al autor a sacar una importante conclusión : « Aussi, sans grand risque d'erreur, peut-on affirmer que le Pélusiote naquit vers 360 et mourut vers 435-440. Et sa correspondance s'étend essentiellement sur la période qui va de 410 à 433 » (p. 89).
En los siguientes capítulos se estudia detalladamente el ambiente político (pp. 91-126), el ambiente municipal (pp. 127-150), el ambiente eclesiástico (pp. 151-240) y el ambiente monástico (pp. 241-292). Cabe destacar el capítulo IV dedicado a la Iglesia. Las cartas de Isidoro reflejan bien las estructuras de la Iglesia y su relación con el estado, la enseñanza, la vida sacramental, litúrgica y moral de los fieles de Pelusio, y son una fuente inagotable para el mejor conocimiento de ese período de la historia de la Iglesia antigua. Dignas de interés son las páginas dedicadas a la visión personal que Isidoro tenía acerca de la Iglesia (pp. 198-206).

La primera parte termina con una serie de argumentos, como resultado del análisis realizado, en favor de la autenticidad del corpus de Isidoro (p. 292).
La segunda parte, menos amplia (pp. 295-386), está dedicada al problema de la existencia histórica de Isidoro de Pelusio. En el capítulo primero, a través de una aproximación externa (testimonios, Vidas) y una interna (los datos que ofrece el mismo corpus), se tiende a establecer las principales etapas de su vida : formación y estudios, enseñanza, estancia en el desierto, clérigo en Pelusio, monje. Además, los datos conseguidos nos trazan la imagen de Isidoro como sofista (pp. 316-329), exégeta (pp. 330-336) y teólogo (pp. 337-345). La segunda parte termina con un examen del llamado corpus isidoriano (pp. 347-377).
La bibliografía aducida es amplia. La obra se enriquece además con una lista alfabética de los destinatarios del corpus isidoriano, una concordancia, mapas e índices : de cartas citadas, de nombres antiguos y lugares, de autores modernos y de palabras y materias.
Nos hallamos ante un trabajo de gran valor científico y de interés para los historiadores y patrólogos


Donnez votre avis Retour
RECHERCHE

aide


À NOUVEAU DISPONIBLE
DS
DS


LE COMPLÉMENT PAPIER INDISPENSABLE DE :

DS
ÉDITION EN LIGNE




EN PRÉPARATION
LE POUVOIR AU FÉMININ

HISTOIRE SOCIALE DE L’ESPRIT SAINT EN OCCIDEN

DU JANSÉNISME AU MODERNISME La bulle Auctorem fidei (1794)

DIRE CE QUI EST CACHÉ. HOMÉLIES 1966-1980

CHARLES DE BOVELLES, PHILOSOPHE ET PÉDAGOGUE

LA MÉTAPHORE MUSICALE DE L’HARMONIE DU MONDE À LA RENAISSANCE

JEAN BAUDOIN (CA. 1584-1650) Le moraliste et l’expression emblématique

LES FEMMES ILLUSTRES DE L’ANTIQUITÉ GRECQUE AU MIROIR DES MODERNES

Écrits sur la religion

Raisons d’État

Le laboratoire mathématique de NICOLAS DE CUES

LES ÉCRITURES DU SAVOIR. Le discours philosophique devant la question du religieux


L'Education Musicale


SYNTHÈSE DOGMATIQUE